jueves, 30 de marzo de 2017

Las perlas se forman en la adversidad

Las perlas se forman en la adversidad Una ostra que nunca ha sido herida, no es capaz de producir perlas. Las perlas son el resultado de una intrusión, de la entrada de una sustancia extraña, como un grano de arena, al interior de la ostra. Cuando esto sucede, la ostra se defiende produciendo nácar, una sustancia que se encarga de cubrir ese grano de arena con diferentes capas. Así logra proteger su cuerpo indefenso. Como resultado, se forma una perla preciosa, que no es más que una herida cicatrizada. El proceso resiliente es muy parecido a la creación de esa perla. Muchas personas solo cultivan resentimiento, miedo y rencor, por lo que la herida se queda permanentemente abierta y causa dolor. Sin embargo, hay personas que aprenden a colocar capas de aceptación, perdón y amor. De esta forma, no solo logran que la herida cicatrice, sino que adquiere
n algo aún más valioso: un aprendizaje que las hace más fuertes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentele a La manacla su Opinión